disertar.
(Del lat. dissertãre).
1. intr. Razonar, discutir detenida y metódicamente sobre alguna materia,
bien para exponerla, bien para refutar opiniones ajenas.
     Rosalind Picard
Rosalind Picard
Catedrática del MIT, asesora a las mejores empresas de la industria tecnológica
La popularidad le llegó con una obra pionera, Affective Computing ,que sirvió para acuñar el término y abrir un nuevo campo de estudio
Científica, emprendedora e inventora, traduce al lenguaje de las máquinas la variada gama de emociones de los seres humanos
Ciencia y Futuro
Ciencia y Futuro
Tecnología e Innovación
Tecnología e Innovación
Marketing
Marketing
Emociones, Computación afectiva, Wearables, Sensores portátiles, Autismo, Estrés, Depresión, Reconocimiento facial, Visión artificial
Rosalind Picard    Experta en Computación Afectiva del MIT
Creadora y directora del grupo de investigación en Computación Afectiva del prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT), Rosalind Picard ha ideado sistemas y dispositivos capaces de reconocer, interpretar y simular las emociones, una tecnología que contribuye a comprender al ser humano como persona y como cliente. Además, es cofundadora de dos empresas punteras: Empatica, que desarrolla pequeños sensores para analizar las respuestas del organismo en la vida diaria y mejorar la salud; y Affectiva, que mide los diferentes estados de ánimo a través de un sofisticado software de reconocimiento facial.

Tras su paso por distintas empresas de ingeniería y tecnología, Rosalind Picard se unió al templo de los inventos modernos, el Media Lab del Massachusetts Institute of Technology, en 1991. Comenzó su carrera científica desarrollando novedosos mecanismos de compresión de imágenes y métodos de visión por ordenador. Pero la popularidad le llegó con el libro Affective Computing . Además de servir para acuñar el término (que en castellano se traduce como Computación Afectiva o Informática Afectiva), la obra de Picard abrió la puerta a un nuevo campo de investigación en el que ella sigue al frente y que a día de hoy sigue resultando apasionante, no sólo para el sector de la salud, sino para el marketing y el servicio al cliente.

Científica, emprendedora e inventora, Rosalind Picard trabaja por traducir al lenguaje de las máquinas la variada gama de emociones de los seres humanos. Gracias a la herramienta de medición de expresiones faciales, utilizada en más de 60 países, se ha creado una base de datos con cuatro millones de rostros y sus diferentes gestos y respuestas emocionales. Por otra parte, los sensores ideados por Picard interpretan las señales del sistema nervioso autónomo o la variablidad del ritmo cardíaco, entre otros factores, anticipando escenarios físicos y psicológicos potencialmente dañinos para enfermos de epilepsia o autismo. Los discretos e innovadores dispositivos wearables (pulseras), supervisan los niveles de estrés, la excitación, los ciclos del sueño o la actividad física de la vida cotidiana, descifrando los cambios en el estado de ánimo y previniendo, también, depresiones, trastornos de estrés postraumático o demencia.

Picard, catedrática del MIT y asesora de las mejores empresas de la industria tecnológica, es autora o coautora de más de 200 artículos y capítulos de libro sobre sus temas de especialidad: visión artificial, reconocimiento de patrones, aprendizaje automático, interacción persona-ordenador, sensores portátiles y computación afectiva. Su destacada trayectoria la ha hecho merecedora de numerosos premios.

Atea en su juventud, Rosalind Picard se convirtió al cristianismo de adulta y participa habitualmente en charlas y cursos como el de “Dios y los ordenadores: mentes, máquinas y metafísica” del MIT.