disertar.
(Del lat. dissertãre).
1. intr. Razonar, discutir detenida y metódicamente sobre alguna materia,
bien para exponerla, bien para refutar opiniones ajenas.
     Fernando Romay
Fernando Romay
Con muy poca experiencia como jugador, y con apenas 15 años, fue fichado por el Real Madrid
Ha sido uno de los artífices del encumbramiento del baloncesto español en el panorama internacional
En la televisión ha seguido la estela del éxito cosechado en las canchas
Deportes
Deportes
Empresa y emprendedores
Empresa y emprendedores
Deporte, Baloncesto, Valores, comentarista, Equipo
Fernando Romay    Ex jugador de baloncesto y comentarista
Lleva años retirado de la práctica activa del deporte, pero Fernando Romay sigue siendo un icono del baloncesto español. Jugador histórico durante la década de los 80 del Real Madrid, equipo con el que consiguió grandes éxitos, y medalista de plata con la selección nacional en los Juegos Olímpicos de 1984 en Los Ángeles, Romay es un personaje polifacético. Comentarista, conductor, presentador, colaborador de diversos medios de comunicación y uno de los rostros más reconocibles de la televisión por su participación en numerosos programas de entretenimiento, es un motivador de equipos y un experto en temas como liderazgo, talento, éxito, autoconfianza y superación.

Lejos de ser algo vocacional, su entrada al baloncesto fue una cuestión de altura. Gracias a sus más de dos metros de estatura, un amigo le invitó a jugar en su ciudad natal, A Coruña. Pero era bueno, muy bueno. Un año después de haber cogido por primera vez un balón de baloncesto, con sólo 15 años, se vestía con la camiseta del Real Madrid en su equipo juvenil. El resto es historia: Fernando Romay terminó siendo uno de los mejores deportistas de su especialidad, acumulando un importante palmarés.

Con el equipo blanco ganó siete Ligas, cinco Copas del Rey, dos Copas de Europa, una Copa Korac, tres Recopas, dos Intercontinentales y un Campeonato Mundial de Clubes. Pero, sin duda, uno de sus logros más destacados, por lo que tuvo de extraordinario entonces, es la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. Fernando Romay fue uno de los artífices del encumbramiento del baloncesto español en el panorama internacional con esta pionera condecoración.

Una vez retirado, Romay cambia las canchas por la televisión. Hombre de carácter bondadoso, cercano y con gran sentido del humor, se vuelve una presencia habitual en los programas de televisión, ganándose el respeto y cariño de los espectadores. Presentador del mítico programa Noche, noche, de Antena 3, colaborador de TVE o participante en ¡Mira quién baila!, Romay ha pasado por diversos espacios de la pequeña pantalla como ¿Qué apostamos?, Inocente, inocente o El Grand Prix.

Como comentarista, ha seguido viviendo los mejores momentos del baloncesto español como la plata olímpica de la selección en Pekín 2008. Valor seguro en la conducción de galas por su naturalidad y su simpatía, Romay cuenta, además, con una faceta solidaria, involucrándose en programas de apoyo a colectivos en situación de exclusión.