disertar.
(Del lat. dissertãre).
1. intr. Razonar, discutir detenida y metódicamente sobre alguna materia,
bien para exponerla, bien para refutar opiniones ajenas.
     Inma Puig
Inma Puig
Es la psicóloga del Fútbol club Barcelona desde hace más de 15 años
Trabaja aplicando la técnica Balint, proveniente de la medicina, a los entornos deportivos y empresariales
Responsable del proyecto “Gestión de las Emociones” en el Restaurante El Celler de Can Roca
Capital humano
Capital humano
Deporte, Motivación, Superación, Empresa, Emociones, Equipo, Psigología
Inma Puig    Consejera emocional
Inma Puig Santos es experta en formación, investigación y desarrollo de equipos de alto rendimiento, tanto en el ámbito del deporte como de la empresa. En términos coloquiales podríamos decir que Inma Puig es quien maneja los egos, las envidias y el acoso que suelen sobrevolar toda dinámica de grupo. Psicóloga clínica, licenciada por la Universidad de Barcelona, y profesora de ESADE es la encargada de gestionar las emociones en el Fútbol Club Barcelona y en el Restaurante El Celler de Can Roca con su método de grupos Balint, que sirve para entender al otro sin prisa, sin juzgar, sin jerarquías.

Desde hace veinte años ejerce como consejera emocional en diferentes instituciones de prestigio internacional de ámbito deportivo y empresarial, donde colabora en la formación continua de sus integrantes.

Sus áreas de especialización son la dinámica de grupos y el análisis del comportamiento de las personas. Inma Puig estudia las laves fundamentales para atraer y comprometer a las personas con la organización, así como a generar un líder en ellas, siempre pensando en los mecanismos y variables que influyen en su comportamiento. También es experta en gestión de las emociones y conflictos en la empresa familiar y autora del libro de referencia Retratos de familia. Lo que quiso saber y no se atrevió a preguntar sobre la empresa familiar

Su gran experiencia convierte a Inma Puig en una de las mejores conferenciantes para tratar temas como el liderazgo o la excelencia en el rendimiento empresarial y deportivo, así como aspectos no tan agradables como pueden ser los celos, la envidia o el acoso. Por eso profundiza en el hecho de que un equipo con personas diferentes es más completo: la homogeneidad atrofia, la diferencia enriquece.